Ya dijimos en el artículo anterior que la primavera está llegando y hoy volvemos a hablar de eso: solcito más intenso, tardes más largas, brisa de primavera. En los fines de semana, se vuelve tentadora la idea de salir por ahí, ir a una casa de playa, al campo, a la sierra. ¡Ellos también tienen derecho a un viaje familiar!

Sobre todo si vamos a un lugar con espacio, la opción de llevar a nuestros perros de paseo es la mejor, una vez en el lugar, son buenos compañeros para correr, jugar y mantenernos a todos más activos. Ni que hablar de las siestas al sol y sobre el pasto.

Antes de todo eso, hay que resolver cómo será el viaje, ¿cómo llegar hasta el lugar sin que se estresen y sin que corran peligro?

Aunque cada perro y cada familia es un mundo, acá algunas pistas para pensar el fin de semana desde ya. 

En cuanto a la seguridad, hay distintas opciones para el transporte. La más conocida es la de la jaula transportadora. Los animales viajan en un lugar seguro y, un plus, sin riesgo de distraer a quien maneja. Eso sí, es importante que a la hora de elegir la transportadora (sea comprada o alquilada), tengamos en cuenta el tamaño de nuestros perros, para estar seguros de que no van a quedar con escasa movilidad en las horas de viaje. Para saber que elegimos la jaula correcta, tenemos que comprobar que nuestra mascota se puede parar y puede girar dentro de la jaula. Tampoco los excesos, porque una jaula demasiado grande puede provocar que se golpee.

 

Otra opción es usar correas que vienen específicamente para usar en los autos. Estas, como muestra la imagen, puede engancharse al arnés del perro y a su vez se ata al cinturón de seguridad del vehículo. Además, si alguien hace problema con los pelos o si a tu perro le faltó pasar por el baño, existen unas mantas ideales para cubrir los asientos. Se ajustan en tamaño (según cuantos lugares quieras cubrir) y tienen prevista una ranura para que se pueda usar el cinturón.

 

Cuando ya está previsto todo el tema práctico, queda por considerar algunos aspectos esenciales de viajar con nuestras mascotas. El número uno y primordial: si el viaje es muy largo, detener el auto en algún momento para que nuestra mascota tome aire, haga sus necesidades y beba un poco de agua. Si bajamos todos, no lo dejemos adentro con todas las ventanas cerradas, no podemos olvidar que, como los humanos, ellos pasan calor y pueden deshidratarse.

Y sí, así como llevamos agua para nosotros, tenemos que llevar para ellos y un tacho donde servirles y que puedan beber cómodamente. Así como armar su equipaje con medicamentos (en caso de que tome), su comida y sus juguetes. 

También te puede interesar: La primavera y los pelos por la casa y La importancia de jugar. 

1
Dudas? Whatsapeanos :)
Powered by

¡ Gracias por suscribirte a nuestro Newsletter !