Ellos nos esperan, entonces hay recompensarlos. Pasamos el día afuera de casa, y volver significa, para los que tenemos mascotas, pasar el rato con seres muy especiales. Esos seres de cuatro patas tienen necesidades básicas, y aunque nos conformemos con el paseo, la comida, el agua y los baños, tenemos que saber que ellos necesitan un poquito más: necesitan del juego y de nosotros.
El juego no solo ayuda a nuestras mascotas a mejorar su comportamiento, también los hace desarrollarse mejor, sentir mejor.

Los beneficios
Cuando son cachorros es más normal verlos jugar y sumarnos a ellos. Nos arrastran y es importante que no los frenemos. Un cachorro aprende sus límites, a resolver conflictos, a controlar sus mordidas, además de que aprenden a comunicarse y comienzan a fortalecer el vínculo con los suyos.
Pero con el adulto también es importante mantener ese ritual tan lindo de jugar. A través del juego podemos ayudar a que nuestras mascotas se sientan más seguras de sí. Ademá de liberar tensiones y de ejercitarse, jugando los perros también aprenden a socializar mejor con los que los rodea, y ni que hablar que el vínculo entre humano y perro mejora a través de este intercambio.

Las formas de juego
Cuando vamos al parque o a una plaza, y conocemos el carácter de nuestra mascota, es importante dejar que se vinculen con otros de su especie que estén ahí. Siempre es crucial estar atentos, si vemos una subida de energía que creamos puede causar tensión, separamos a las mascotas. En ese intercambio, podemos estar seguros, nuestros perros están aprendiendo a llevarse con los de su especie.

Ni que hablar que en casa también tienen que tener con qué jugar. Los juguetes son esenciales para que puedan bajar su ansiedad, para que puedan mordisquear sin destrozar los muebles ni los zapatos y para que tengan el sentido de pertenencia. Después de todo, todos queremos tener nuestras cosas.

Todo depende del gusto de la mascota. En mi caso, por ejemplo, tengo dos perros. A una le gusta todo lo que sea estar echada y masticando, el otro prefiere las pelotas o todo lo que pueda ir persiguiendo. Además, están las cuerdas, que tiran entre los dos y se divierten jugando entre ellos. También es importante que nosotros seamos parte de ese juego, y para los casos con menos espacio, las cuerdas son la mejor opción.

Si tenemos terreno, apostaría por los discos frisbee, porque además de requerir que tu perro salga corriendo, también lo invita al salto. Así que estaremos trabajando la velocidad y la reacción de nuestro amigo. Existen varias opciones en este sentido, y los más recomendables son los de goma natural o silicona, sobre todo porque si se rompen, no lastiman a nuestras mascotas.

1
Dudas? Whatsapeanos :)
Powered by

¡ Gracias por suscribirte a nuestro Newsletter !